El Obraje de Posadas

Casona y terreno

Exhacienda Guadalupe Chimalistac

En la región de lo que en la época virreinal abarcaba Coyoacán, se desarrolló por largo tiempo la manufactura de telas de lana en los llamados obrajes que funcionaron durante poco más de un siglo a lo largo del XVII y poco más.
La fundación del obraje de la familia Posadas corrió a cargo de Julián Díaz de Posadas en 1636. Vecino de la ciudad de México, declaró, no saber leer, ni escribir, poseer una huerta y casa bastante para hacer un obraje con sus esclavos en la villa de Coyoacán, camino a San Ángel; sobre el antiguo Camino Real a San Ángel (hoy calle del Arenal). El perímetro que el establecimiento ocupaba limitaba al oriente con la antigua iglesia del Altillo mientras que al sur con Chimalistac.

De acuerdo a lo marcado en las Ordenanzas sobre la necesidad de contar con esclavos negros para poder funcionar, así como gozar de una licencia, Posadas en su solicitud aseveró contar ya con suficientes esclavos negros, no causar ningún prejuicio a los naturales vecinos del lugar, como a pagar 500 pesos oro común por el permiso. Luego de tomar el testimonio de los testigos que Julián presentó… Ia licencia para “fundar el trapiche de labrar paños”, como le denomina las autoridades, es concedida en febrero del mismo año, previo pago de la licencia y bajo advertencia de no tener entre sus trabajadores ningún indio, solamente esclavos.
El establecimiento comenzó a funcionar, pero Julián Díaz de Posadas no pudo cubrir su compromiso en el plazo pactado, por lo que cinco años después el obrajero fue requerido por las autoridades virreinales. Ante estas, reconoce su adeudo.
Fue hasta 1662 que Melchor Diez de Posadas consiguió el permiso para reanudar el funcionamiento del obraje “que producía paños a costa de la sangre y sudor de sus trabajadores, los abusos cometidos incluso motivaron visitas ordenadas por la Real Audiencia” .
El terreno del obraje de Posadas era muy extenso y era circundado por una barda de piedra basáltica, estos límites de la huerta del obraje eran al norte del Camino Real de Coyoacán a San Ángel, al poniente el camino a Mixcoac y el río Tequilasco.
La casona del obraje es de dos niveles con sus vanos enrejados del primer piso, las jambas corridas hasta la cornisa alta, el mirador central con sus dos esbeltas columnas y las pilastras esquineras que soportan zapatas de madera en el segundo piso.

es_MX