Templo y Exconvento de San Jacinto

Templo y Exconvento

San Ángel

El templo comenzó siendo una modesta capilla abierta con sacristía, coro y tribuna para cantores, establecido por los dominicos en el barrio de Tenanitla en el siglo XVI y dedicado a Nuestra Señora del Rosario.
En 1596, la entonces parroquia cambió de advocación a la de San Jacinto. Después se estableció un hospicio para misioneros de oriente, periodo durante el cual se agregó la nave cubierta por techumbre de viguería y el convento al lado. Ya en el siglo XVIII se edificó la torre del campanario cuando ya era parroquia. En la primera remodelación de 1855 se reparó la techumbre, se construyó el ciprés y los altares laterales neoclásicos; en la segunda remodelación —encargada al arquitecto José Luis Cuevas Pietrasanta— se construyó la cripta bajo el presbiterio y se devolvió el retablo dorado a su posición original, se cambió la techumbre de viguería por las bóvedas actuales y, en la última remodelación, Alexander von Wuthenau se encargó de darle el aspecto actual además de arreglar el atrio.

Portada atrial del Templo y Exconvento de San Jacinto

Es una portada atrial de singular belleza que está integrada de un arco de medio punto rematado en un frontón, que luce a los lados dos almenas. La barda es original del siglo XVII y es de mampostería de piedra.

Parroquia del Templo De San Jacinto

El templo es de una sola planta con una capilla lateral, se cubre con bóvedas de lunetos con cinco tramos apoyados en arcos torales de medio punto, el presbiterio es más pequeño que la nave y también tiene bóveda de lunetos.
El coro se separa del sotocoro por un entrepiso de viguería y se prolonga en diagonal hacia los lados. En la parte de atrás del presbiterio la sacristía desde la cual se accede a la cripta.
El presbiterio conserva el retablo barroco dorado dieciochesco, tiene un escultura de San Jacinto de Polonia, abajo y arriba al centro se ve un crucifijo, en las pilastras nicho se ven dos pinturas al óleo de escenas de la leyenda de San Antonio de Padua.
La capilla lateral tiene un altar con un crucifijo de bulto y una pintura de Nuestra Señora de Philermos.
La fachada presenta un vano de acceso formado por un arco redondo sobre jambas molduradas y decoradas por flores, la cara del arco lleva molduras simulando una arquivolta, la puerta tiene a los lados contrafuertes y arriba una cornisa que soporta la ventana del coro, toda la fachada es rematada por una doble cornisa y un nicho vacío al centro, dos ventanillas iluminan el sotocoro.
Del lado norte la torre campanario con linternilla y rematado en cruz.

Capilla abierta del Templo y Exconvento de San Jacinto

Esta capilla abierta en el lado poniente del atrio, aún tiene vestigios de basamentos de columnas de cantera, un pedestal y un altar de cantera labrada.

Cruz atrial del Templo y Exconvento de San Jacinto

El motivo principal de esta cruz atrial es el rostro de Jesús que resalta en el cruce de los brazos. Además, está situada en el brocal de una fuente de forma circular. Los brazos y la parte superior del mástil están decorados con flores en relieve y los símbolos pasionales.
En la parte inferior se observan los relieves de cabezas que representan los atributos de los evangelistas y que sirven como vertederos.
Y la inscripción “La cruz es firmeza en un mundo que se agita”.

Exconvento de San Jacinto

El Convento de San Jacinto data de fines del siglo XVI o principios del siglo XVII, cuando era hospicio para misioneros de oriente, el acceso se realiza por una arquería de ladrillo que descansa sobre columnas de cantera.
Es un edificio con un patio central y corredores a sus cuatro lados; los flancos occidental y sur tienen dos niveles.
Los corredores inferiores están delimitados por arcos escarzanos sobre pilares de sección cuadrada y los superiores presentan zapatas de madera sobre pilares de distinta proporción.
Tiene un gran contrafuerte de mampostería con un canal central para desaguar las bóvedas y las habitaciones están envigadas.
Tiene una escalera y al bajar se observa una escultura de San Cristóbal con el niño al hombro del siglo XVI; cuenta con muchas pinturas y esculturas que la mayoría son anónimas.

es_MX